lunes, 30 de mayo de 2016

Empty

A lo largo de los últimos dos años os he venido contando una y otra vez lo mismo, he sido repetitivo y lo peor de todo es que por mucho que me quejara no he estado cambiando mucho la cosa. 

Creo que no hace falta volver a repetiros lo mismo, ya sabéis o al menos os imagináis si me habéis leído últimamente que mi fuerza de voluntad lleva perdida un tiempo, no hago nada con mi vida mas que quejarme. 

Tengo miedo de ser una persona vacía, de ser un mero cascarón grande y pesado en el que no vaga nada, una mera ilusión corpórea de una persona que ya no existe. ¿Cómo sabemos sí estamos viviendo una vida o solo la estamos dejando pasar?

La única respuesta que me puedo dar, la única que me vale, es que dentro de ese cascarón todavía vive la esencia y que puede despertar con esfuerzo. El cascarón puede romperse, se romperá cuando lo que haya dentro empuje hacia fuera, cuando vuelva a vivir y tomar las riendas de mi vida.


lunes, 16 de mayo de 2016

Paradysso

Son las verdades las que mueven a las personas a superarse. No me refiero al conocimiento de una situación específica, no hablo de ese saber que te imbuye toda la mente cuando necesitas cambiar algo. Estoy hablando de la certeza de que estás consiguiendo algo, esa fuerza que te empuja a seguir cuando has cumplido una meta, hablo de cuando existe algo plausible diciéndonos que lo que has hecho empieza a tomar forma. 

Pues tal situación es la que finjo tener y la que es evidente que no existe. ¿Qué tipo de superación puede tener alguien que el cariño por sí mismo empieza en la repulsión cada vez que se mira; y acaba en las mentiras que cuenta a los demás?  Todas mis palabras se las lleva el viento, mi motivación es una montaña rusa que no tiene mucha altura máxima. Siempre me pongo metas que nunca cumplo, por muy pequeñas que sean. Son, mi fuerza y mi mentalidad, a día de hoy más sanas, cumplo mucho más que hace tiempo pero, siempre hago algo para no continuarlo, me olvido de todo lo que me propongo tan pronto como un plan con alguien lo desbarajuste. 

En una vida vacía de esperanza, en la que cada preocupación se consume en mí tan rápido como el alcohol entrando en mi cuerpo, decidme dónde se supone que cabe la voluntad. Es gracioso ver como mi superhéroe siempre ha sido Green Lantern, un personaje que extrae su poder de la materialización de la voluntad, algo de lo que yo es evidente que carezco. 

Fingir ser alguien alegre, fingir ser alguien que se dedica a todo aquello que le gusta, alguien que no tiene una dependencia emocional patológica, alguien con un miedo irracional a estar solo, alguien que solo existe a base de las mentiras que cuenta sobre sí mismo. Sólo soy mentiras.

Pongamos las cartas en la mesa, mi dependencia emocional es mi mayor problema, pero es que como voy a conseguir que alguien me aprecie o se fije en mí si soy repulsivo, agobiante y asqueroso. Estoy nervioso, soy un niño que empieza a sentir de nuevo todos esos sentimientos ligados al amor, ese sentimiento de atracción, posteriormente de pasión y de confort con una persona determinada. Volver a sentir ese mar de dudas sobre la reciprocidad de lo que sientes, ese revoloteo que quieres manifestar con todo tu ser. Pero, sabiendo que no tienes forma de que sea mutuo, que es lo que te impide caer al miedo al rechazo, al fracaso.

Hoy volví a caer
en el mismo pozo
pozo que no perdona que no sabe 
de amor ni personas

El Monstruo

Tengo algo dentro de mi que no me quiere dejar en paz. Ayer saqué toda la toxicidad que llevo dentro, algo que desde hacía más de un año cr...