lunes, 12 de agosto de 2013

Intentos de mejorar

Hay cosas que nos definen. Hay cosas que nos marcan y que hacen que se defina nuestra personalidad, cosas que nos cambian. Esos momentos suelen ser momentos de caída, momentos que solo salen de ti gracias a la ayuda. Dicen que esas cosas nos hacen más fuerte. En mi caso, y en el de muchos otros, aprendí que debemos vivir la vida y que disfrutar es lo único que podemos hacer en esta vida. Hay gente que no puede salir de esos problemas, esa gente solo tiene en su mano poder salir de la niebla. No podemos ser cobardes, la tragedia no solo consume al sujeto, sino también a la gente que le rodea, y es entre todos entre los que sale. La gente que decide luchar es la que acepta la ayuda, y sin la ayuda no se sale, porque todos formamos parte.

Muchas veces me pregunto que donde está esa persona que hace un tiempo eras, esa persona que era capaz de hacer todo lo que se proponía y que siempre tiene ganas de todo. Todos tenemos el que fuimos el día de ayer, o eso es lo que pienso yo de bajón. No podemos volver a ser el mismo que éramos, pero podemos ser nosotros, ser esa persona que nos gustaba ser, solo hay que saber ser tú. Cambiamos sin querer y es inevitable, pero es mejor pensar en como puedes ser tú mismo que pensar en volver a ser el de antes, porque los recuerdos nos traicionan. Ante todo la cabeza bien alta de quien eras, con todos nuestros errores y virtudes. No todos somos osados o inteligentes, pero todos tenemos virtudes escondidas. Quizá yo sea demasiado creído, pero oye intento no ser así cada vez que me doy cuenta y ante todo intento ser sincero conmigo mismo, esa es mi virtud.


Lo que me parece que más cuesta es aprender de las cosas que matizan de los demás. Quizá te cuenten que su mejor amiga se suicidó y a ti te choca pero no te cambio, seguramente el que te lo contó no lo olvidará. Ojalá yo tuviera la capacidad de cambiar y de aprender de esos errores que otros cometieron. Porque no solo es la capacidad de sobrellevar el dolor la mayor virtud del hombre, el aprender de él es todavía más impresionante. 

Hacía mucho que no escribía para mí. Me paso el día haciendo cosas para mi, por mi egoísmo y vagancia, pero no escribir, eso nunca. Seguram...